viernes, 10 de diciembre de 2010

Como una bola de árbol de Navidad

Hace unos días tuve la suerte de ver esto en persona....y la frase es cierta "París bien vale una misa"... Una misa y un principio de congelación.

Es una autentica maravilla pasear por las Tullerias nevadas y ver cómo se ilumina al anochecer la torre Eiffel.
Pasear en dirección a Ópera, seguir hasta la Place Vendome, entrar en las Tullerías, llegar a Place Concorde y ver cómo se iluminan los árboles de les Champs Ellisees y sus puestos navideños perfuman el aire con aromas de chocolate, castañas asadas y vin chaud.
Me considero una privilegiada, por poder disfrutar estas experiencias al lado del mejor compañero de viaje que nadie pueda tener.


2 comentarios:

mirifice dijo...

Asquith donner beaucoup les deux avec votre escapade romantique ..
Je viens de recevoir une carte postale de la tour Eiffel en noir et blanc et c'est une vraie beauté, j'espère vous voir bientôt vivre et rappelez-vous mes amis ..
Je n'ai pas l'habitude de dire très souvent, mais Je t'aime, dégoûtant!

Princesaa dijo...

Precioso,estuve en París de adolescente y por desgracia no pude disfrutar apenas de la ciudad, me encantaría poder ir con mi familia algún año.

Besitos