domingo, 13 de marzo de 2011

Llegará el día


Llegará un día en el que al levantarme no habrá angustia ni desazón.
Llegará un día en que me enfrentaré a la mañana sonriente y sin estrés.
Miraré por la ventana y pensaré en desgranar los minutos de ese día pausadamente y sin prisa.
Porque agoto los días sin fuerzas.
Porque tacho números en el calendario sin darme cuenta que es un día menos que me queda para morirme.
Y corro y corro, pero no llego a ver la meta.
Y mientras corro y agoto los días, las flores nacen y mueren, los míos son un año más viejos, y mi cuerpo está un año más cansado.
Quiero dejar de correr y andar más.
Quiero pararme y mirar alrrededor, y seguró veré cosas que hasta ahora han pasado desapercibidas.
Quiero levantarme cada día y disfrutar.
Quiero dedicar tiempo a lo que importa.
He vuelto a agarrar la rueda del destino para hacerla girar una vez.
He puesto mis cartas boca arriba y he lanzado un órdago.
He puesto en la mesa todo lo que había en mis bolsillos.
Y ahora ya sólo me queda seguir sembrando y esperar.
Ahora sí intuyo que en el siguiente recodo del camino estará la salida.
Y si no es este será el siguiente, pero ya falta poco.
Porque ya he dicho que me voy y porque ya he empezado a irme.
Y ya queda un día menos para conseguirlo.

4 comentarios:

Princesaa dijo...

Creo que eso lo queremos todos, poder disfrutar de nuestras vidas sin prisas y sin preocupaciones algunas.

Un beso y encantada de leerte

mocreta dijo...

Ole por ti!
Con un par!!
Esa es mi Ro!!
Nada se escribió de los cobardes y la vida es demasiado corta para ser un conformista..
Ya vas a por lo que quieres que es el primer paso para tenerlo!!!
Enhorabuena de otra buscadora de felicidad!

mirifice dijo...

Vale, mocreta soy yo...pero Runa también te da la enhorabuena!!

Jesus dijo...

Si yo pongo encima de la mesa lo que tengo en los bolsillos, creo que habría un tiquet de correos, papelillos, y pelusa del pantalon, ah, pero hay tantas cosas que no están en los bolsillos... :)

Llegarás, nena, y si no, te empujaremos.